Tano Ordóñez, a la derecha, en su etapa como entrenador del C.W. Sevilla

El proyecto del Club Waterpolo Sevilla, según Tano Ordóñez: “Siempre aspiramos a lo máximo, en este caso volver a Primera, pero necesitamos apoyo institucional y privado”

El director técnico del club hispalense, que iniciará el curso liguero en Segunda Nacional la semana próxima, demanda más respaldo ante una delicada situación que a pesar de todo no les impide mantener su filosofía de promoción del waterpolo en la capital andaluza.

El Club Waterpolo Sevilla calienta motores para un nuevo curso en las ligas nacionales. En este caso, el que fuera equipo durante dos temporadas de División de Honor masculina competirá desde la semana próxima en la categoría de bronce tras descender hace unos meses de Primera, víctima de un obligado relevo generacional que sin embargo no le impide mirar al futuro inmediato con optimismo. De dar fe de ello se encarga el director técnico de la entidad, Jesús ‘Tano’ Ordóñez, que aprovecha la antesala del arranque liguero para volver a reclamar un mayor respaldo a instituciones y empresas con el objetivo de paliar la delicada situación económica del club hispalense.

-Empieza una nueva temporada y, tras el descenso, con un firme objetivo por parte del primer equipo.

-Siempre pensamos a nivel deportivo en superarnos, en aspirar a lo máximo. Ahora nos toca pensar en llegar a Primera Nacional otra vez. Partiendo de ahí, con esa ilusión, trabajamos día a día para conseguir estar entre los mejores, en este caso de Segunda, y seguir creciendo.

-Al fin y al cabo el C.W. Sevilla mantiene su filosofía de promoción del waterpolo.

-Llevamos trabajando muchos años con estos jugadores, a los que hemos formado desde las categorías inferiores. En este sentido, el objetivo del club es que, los que lleguen a la categoría sénior, disfruten de una liga nacional del máximo nivel que podamos ofrecerles. Partiendo de eso, el trabajo y la ilusión siempre existe. A esos jugadores se les transmite que el deporte es una herramienta para trabajar y crecer. Luego ya veremos hasta dónde podemos llegar, o nos dejen.

-Son conscientes de que el futuro para por tener una base fuerte.

-Está claro. La base del Club Waterpolo Sevilla está muy bien trabajada. El problema es cuando se llega a la categoría sénior, cuando los jugadores terminan sus carreras y empiezan a buscar su futuro laboral y profesional. Y como éste no es un deporte profesional, dependemos que ese relevo sea lo mejor posible y lo más continuado en el tiempo.

-Sin cantera…

-Ni siquiera con dinero. Tendríamos entonces un primer equipo en la élite, jugando incluso en Europa, pero sin cantera no tendríamos nada de futuro.

-Por algo llevan ya 26 años siendo un referente, incluso a nivel nacional.

-Gracias a esta mentalidad, a este trabajo con las categorías inferiores, conseguimos que los equipos de base lleguen año tras año a las fases finales de los Campeonatos de España. Somos en este sentido de los pocos clubes de España que así lo hacen temporada tras temporada. Eso es un orgullo y por eso estamos convencidos de que esa línea de trabajo es la correcta. Eso sí, hay años que vienen mejores en resultados, pero el trabajo es el mismo.

-Eso sí, siguen necesitando apoyo institucional y privado.

-Mover a los equipos a nivel nacional tiene un coste elevado, con muchos desplazamientos e incluso haciendo noche en algunos casos. Ese coste es difícil de asumir por el club y las familias. Y a los jugadores tampoco se les puede pedir más. Necesitamos ese apoyo para poder mantener la estructura nacional, para que a nivel deportivo podamos ofrecer a los jugadores competir al máximo nivel que podamos. En ese sentido debería cambiar la política institucional, ya que los deportes minoritarios tenemos un problema para autofinanciarnos. Así es imposible.

-La temporada 2019/20 es todo un reto… ¿Algún llamamiento?

-Las ayudas está claro que son necesarias, pero no se debe depender solamente de las subvenciones. Habría que buscar otras vías para que los clubes sepan autogestionarse y sean autónomos. No podemos depender tanto de las instituciones. En Sevilla, por ejemplo, sólo a nivel de infraestructuras, de piscinas, no podemos tener una sola instalación para practicar este deporte. Así no crecerá nunca el waterpolo a nivel local. Al contrario.

-¿Solución?

-Hay que facilitar que se pueda practicar este deporte, al igual que por ejemplo la natación sincronizada, con instalaciones en cada barrio o distrito. Así nos pueden ayudar desde las instituciones locales. A nivel privado, incentivar el patrocinio por parte institucional con algún tipo de beneficios podría ser una solución. De lo contrario…