WP Sevilla EMASESA 16 – 12 Azkartza Claret

Parciales: 4/3, 3/2, 5/2, 4/5

Tanteo: (0-1, 1-1, 2-1, 2-2, 3-2, 4-2, 4-3) (4-4, 5-4, 6-4, 6-5, 7-5) (8-5, 8-6, 9-6, 10-6, 11-6, 11-7, 12-7) (13-7, 13-8, 13-9, 13-10, 14-10, 14-11, 15-11, 16-11, 16-12)

Expulsiones: Azkartza Claret (13) WP Sevilla EMASESA (11)

Superioridades: Azkartza Claret (4/11) WP Sevilla EMASESA (7/12)

Penalties: Azkartza Claret (1/2) WP Sevilla EMASESA (0/1)

Árbitros: Sres. Alexander Ivackovic (Madrid) y Juan M. Santfeliú (Cataluña)

Alineaciones:

Azkartza Claret: Xabier Gómez, Eduardo Pérez (1) Unai Azkorra, Jorge Julián, Isaías Fernández (6) Jon Sáez, Gorka Sánchez (1) Gabriel Angulo (1) Eleder Larrazabal, Eneko Orozko, Xabier Orozco (3) Aitor Olaizola. Entrenador: Joan Albella.

WP Sevilla EMASESA: Enrique Cruz, Javier Calderón, Víctor Calderón (5) Ignacio Rodríguez, Sergio Casado (1) Miguel de Toro (2) Javier del Pino (2) Juan J. Tomillo, Joaquín Iglesias, Ignacio Zabala, Esteban Rodríguez (3) Mario Vizcaíno (3) Entrenador: Nacho Cañizares

OTROS DATOS: Partido Correspondiente a la 7ª jornada de la Liga Nacional de Primera División, celebrado en la Piscina del Centro Deportivo Municipal de Hytasa, ante 77 espectadores.

Oportunidad Aprovechada

Era el momento. La ocasión propicia para que alguno de los equipos enmendara su marcha. Demasiadas derrotas para ambos, alguna de ellas por la mínima en el caso del Waterpolo Sevilla. Y los de casa lo lograron.

El juego irregular de los del Cerro del Águila en los últimos partidos tomó cuerpo e impuso sus normas, controlando el marcador, especialmente desde comienzos del segundo cuarto. Hasta ese momento, el intercambio de jugadas y goles llevaba a un empate a cuatro en un tanteo de posibilidades.

Los visitantes, con las mismas ganas y necesidades de ganar, lo pusieron difícil, especialmente a comienzos del último cuarto, donde un cuatro a cero en dos minutos, les acercó de un 13 a 7 en el luminoso, a un 13-10 que le dio alas, llegando a creer en la victoria. Pero la suerte venía echada desde antes. En otro arreón final, los de Nacho Cañizares terminan con la diferencia de cuatro goles que había sido la tónica desde los tramos finales del tercer cuarto.

Las claves del encuentro para los de casa vienen de aprovechar las opciones que se tenían. La piscina y los 30 metros no es la menor, especialmente para un equipo como los de Bilbao, cuya piscina, con unas dimensiones más reducidas, deben superar ese hándicap cada vez que viajan. Disputar un partido en treinta por veinte metros implica unas dinámicas de ataque y defensa muy concretas que, al menos en este caso, desequilibraron el partido para los de Nacho Cañizares. A esto hay que añadir el buen rendimiento en las situaciones de superioridad; en esta ocasión siete goles en las doce que se jugaron, balance casi inédito esta temporada.

Los visitantes, un equipo joven, sumergido en un proyecto de renovación de su cantera que es digno de encomio, aprovechó bien sus fortalezas, especialmente las del boya y capitán Xabi Orozco, y el chut exterior de Isaías Fernández. Entre ambos jugadores anotan el ochenta por ciento de los goles y son la referencia en ataque para un equipo que, como a los locales de Waterpolo Sevilla EMASESA, este año les toca sufrir.

Más información en www.waterpolosevilla.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *