Es ya tradicional realizar a mediados de temporada un breve avance sobre la participación de los jugadores CWS en las distintas competiciones según categorías. Nuestro objetivo como Club, la promoción del Waterpolo, pasa por ofrecer el mayor número posible de experiencias de competición en esta disciplina tan escasa de partidos. Porque, los resultados que valen, los que sirven para avanzar y crecer son los que se refieren a los jugadores, no a las victorias o a los puntos en juego.

Por esta razón, para informar a los padres (especialmente los nuevos) a los jugadores, simpatizantes y algún que otro despistado, que ve cómo jugadores de distintas categorías disputan partidos en una y otra competición, conviene explicarles de vez en cuando que en ese presunto caos, hay un orden, un principio que lo regula. En suma, “lo mejor que nos puede pasar” en palabras del Director Técnico del Club.

De esta forma, de los 98 jugadores que conforman la plantilla CWS esta temporada (quince más que la pasada) un total de 63 ya han disputado al menos 1 partido de waterpolo a lo largo de los 80 que han tenido lugar. Esto supone un promedio de 15 partidos por jugador (que es el promedio histórico a lo largo de las nueve temporadas)
Los 25 jugadores sin competición son fundamentalmente los benjamines (menores de 6 años) que, en número de 19 (cuatro solo el curso pasado) se han integrado a una actividad de juego-entrenamiento-actividad acuática sin objetivo de competición. Del resto se trata de jugadores de nuevo ingreso al Club que, bien por su dedicación semanal, bien su reciente incorporación, aun deben esperar algo más.
Hablemos un poco de esos 63 jugadores cuando están en marcha la mayoría de las competiciones andaluzas y provinciales (a excepción del Campeonato Andaluz Júnior) y destaquemos algunos datos de interés.
  1. Hasta el momento de los 80 partidos oficiales disputados, 4 han sido en categoría alevín (participando en ellos 9 jugadores) 15 partidos en infantil (con 16 jugadores) 10 encuentros en categoría cadete (20 jugadores han intervenido) 13 en juvenil (con 29 jugadores en todos ellos) 20 partidos del equipo Senior B (con 27 jugadores) y 18 en División de Honor (con 23 jugadores)
  2. Para estas competiciones se han alienado un total de 63 jugadores: 9 alevines, 13 infantiles, 11 cadetes, 9 juveniles, 6 júnior y 15 senior.
  3. Si bien el promedio de partidos jugados por jugador es de 15, por encima de él hay 34 jugadores, de los que 4 son alevines, 5 infantiles, 6 Cadetes, 8 juveniles, 3 júnior y 8 senior.
  4. Los partidos jugados según categoría varían desde los 23 de promedio por los juveniles a los 12 de los alevines.
  5. En consecuencia, 5 jugadores (3 de ellos alevines) han disputado hasta 4 competiciones (alevín, infantil, cadete y juvenil) 13 jugadores lo han hecho en tres competiciones (infantil, cadete y juvenil) y 16 en 2, lo que es ya más habitual.
  6. Otra manera de verlo es por la presencia de jugadores de categoría inferior a la disputada, asegurando la continuidad de los equipos de una temporada a otra. Así:
    – En categoría infantil, solo 12 de los 16 alineados pertenecen a la categoría, siendo los cuatro restantes alevines
    – En categoría cadete, solo 10 de los 20 lo son en su categoría, 7 son infantiles y 3 son alevines aun.
    – En categoría juvenil, solo 9 de los 29 que han disputado partidos de la Liga Juvenil, son de la categoría. También han participado 11 cadetes, 6 infantiles y 3 alevines.
    – En categoría senior es donde se ha realizado mayor diversificación: Solo 5 jugadores pertenecen a la categoría. El resto, hasta un total de 27, 4 son júnior, 9 juveniles, 7 cadetes y 2 alevines.
    – Para la Liga Nacional de División de Honor, además de los 14 jugadores senior, han participado, 4 júnior, 4 juveniles y 1 cadete.

Ya lo dice el viejo proverbio chino: “Si quieres un año de prosperidad planta grano. Si quieres diez planta fruta. Si quieres cien debes invertir en gente”. Esta inversión en los jugadores es la que nos lleva a desarrollar una temporada singular en todos los ámbitos (torneos provinciales, autonómicos o nacionales) basada en la presencia constante de jugadores de menor edad a la categoría en disputa, ofreciendo la oportunidad de poner en juego sus habilidades en contextos de mayor exigencia y practicando con diferentes compañeros de una u otra categorías. Así lo vemos nosotros, garantía de continuidad y motivación. Los goles marcados, puntos alcanzados, victorias y títulos quedan siempre en un lejano segundo plano.

Al final de la temporada publicaremos en este blog el tradicional rankin de jugadores en base a partidos oficiales disputados.
Más información en www.waterpolosevilla.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *