23ª Jornada. San Pablo. 18.30h.

C.W. Sevilla MacGroup 11 – 10 Real Canoe, NC

Parciales: 1/2, 2/2, 3/4, 5/2
Tanteo: (0-1, 0-2, 1-2) (1-3, 2-3, 2-4, 3-4) (3-5, 4-5, 4-6, 5-6, 6-6, 6-7, 6-8) (7-8, 7-9, 8-9, 9-9, 10-9, 10-10, 11-10)
Expulsiones: C.W. Sevilla (12) Real Canoe, NC (10)
Superioridades: C.W. Sevilla (3/7) Real Canoe, NC (2/9)
Penalties: C.W. Sevilla (0/0) Real Canoe, NC (1/1)
Árbitros: S. Borrell (Cataluña) y V. Pascual (Cataluña)
Espectadores: 350
Alineaciones:
Real Canoe, NC: Giersig, I. Martínez, Carpeño (3) Alcalá (3) Barrena, Sanz, Elke (4) D. Martínez, Fernández, Del Río, Hernández, Carpena, Del Castillo
C.W. Sevilla: A. Rosa, Espinosa (1) Alcaraz, Cañizares, Lastres (1) Calderón, Asencio, Cortés (1) JA Millán (4) Rabaneda (2) Tardío (1) A. Millán (1) Sánchez-Carrero.

Desarrollo del Partido:

Con la vigésima tercera jornada de liga de Primera División llegaba la hora de la verdad. En el cartel, primer y segundo clasificados se enfrentaban en un partido que, como poco, anunciaba a la afición la oportunidad de ver buen waterpolo. Y la grada respondió. Han transcurrido muchos años, incluido el Europeo del 97, para que en San Pablo se congregaran tantos aficionados para disfrutar de waterpolo de este nivel. Los trescientos cincuenta asistentes, incluidos los que desde fuera de la piscina celebraban los goles sin saber quiénes eran los de gorro azul o blanco, guardarán en la memoria este partido que, al margen de la victoria del Sevilla MacGroup, convirtió San Pablo en una olla a presión no apta para cardíacos. Cierto es que se echaron en falta notables ausencias; con seguridad, sus ineludibles compromisos le hicieron perderse el espectáculo.
El partido comenzó con mucha mayor concentración por los madrileños que, aprovechando dos pérdidas de balón en sendas superioridades locales, marcaron gracias a dos escapadas fulminantes de Alcalá. El tercer gol visitante podría haber llegado en un nuevo contraataque, pero acertó a detener el disparo Andrés Rosa, quizás porque intentó cambiar el lanzamiento. De la siguiente jugada vino el primer gol de los de San Pablo, gracias a su tercera superioridad. Dos nuevas jugadas de uno más para Canoe no aprovechadas y fin del primer cuarto con las espadas en todo lo alto.
El equipo madrileño, líder de la Primera División está uno o dos puntos por encima del resto de equipos de la Liga. En esa escala imaginaria que mide la capacidad de lanzamiento, manejo del balón, fortaleza física, movilidad en el agua y choque, Canoe es hoy por hoy un grandísimo equipo, lo que ha demostrado a lo largo de la temporada, dejándolo bien claro en el segundo y tercer cuartos por si quedaba alguna duda. Lanzamientos de gran belleza y eficacia como de los Elke y Carpeño mantenían una ventaja favorable de dos goles para los visitantes, que no bajaron el ritmo por mucho que en el 1’41 del tercer periodo el luminoso señalaba empate a seis. Dos goles en cuarenta y cuatro segundos y, de nuevo, la diferencia se estira a dos.
Sin embargo, en el 7’02 del último periodo se produce un punto de inflexión. Con el marcador siete a nueve favorable, los madrileños parecen dar por finalizado el encuentro. Comienzan a especular, pierden intensidad en el ataque, nunca en defensa, y ya no dan esa sensación de peligro continuo e inminente que habían mostrado hasta ese momento. Esa es la actitud que aprovechan los de San Pablo, que toman la iniciativa en el juego. El Sevilla MacGroup hace un tres a cero (ninguna superioridad en ese periodo) colocando el luminoso a su favor por primera vez (2’06) Canoe no es un equipo acostumbrado a ir por detrás en el marcador y gracias a otro golazo de Elke, casi desde su casa, vuelve a empatar el partido en el 1’43.
Pero en el siguiente ataque local llega el gol de la victoria. Lastres, perfectamente maniatado durante todo el partido, logra zafarse de su defensor y pone el 11 a 10 en el marcador. La grada aplaude y continúa con sus cánticos, pero ahora ruge. Restaba 1’16 para la bocina y tiempo muerto visitante al que sigue una superioridad (segunda del periodo) cuando aun no ha sonado la campana. Pero los de Canoe han perdido visión, ritmo y el balón al precipitarse.
Los 16 segundos que aun restan de partido darían para otra crónica. Ataque local que es sancionado con falta y tiempo muerto visitante a falta de siete segundos. Especialistas hay muchos en el waterpolo para esas jugadas especiales con escaso tiempo y perdiendo de uno. Pues a esas vamos. Nuevo tiempo muerto visitante y el reloj que se pone en marcha con Canoe buscando, no ya el lanzamiento exterior que tanta renta les había dado hasta ese momento, sino una confusa jugada precedida de mucho movimiento en la boya y el agua bullendo a borbotones. Los segundos transcurren, el balón que es lanzado a quien quizás no estaba en mejor posición y acaba perdiéndose por la corchera bajo la alegría de San Pablo que rompe con el aplauso más largo y rotundo que se haya escuchado en esta piscina.
Para vencer y mantener su privilegiada posición en la tabla clasificatoria el Sevilla MacGroup debía hacer su mejor partido, ser fiel a sí mismo y sufrir hasta el último minuto. Y así fueron las cosas. La victoria ante Canoe representa mucho para el Sevilla MacGroup porque ya tocaba. Y, sobre todo, porque de diez partidos que jueguen estos equipos, quizás uno o dos puedan ganarse. Este ha sido uno de ellos. Y en el mejor momento de la Liga. El siguiente partido en Bilbao porque al fin y al cabo, este solo ha sido un partido más.
Más información en www.waterpolosevilla.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *