Liga Nacional vs CN La Latina (4/02/2006)

11ª Jornada, San Pablo. 20:00h. 04.02.06
C.W. Sevilla-EMASESA 8-10 C.N. La Latina
Parciales: 1-2, 2-3, 2-3, 3-2
Tanteo: (1-0, 1-1, 1-2) (1-3, 1-4, 2-4, 3-4, 3-5) (4-5, 5-5, 5-6, 5-7, 5-8) (5-9, 5-10, 6-10, 7-10, 8-10)
Superioridades: C.W. Sevilla-EMASESA (3/8) C.N. La Latina (5/15)
Penalties: C.W. Sevilla-EMASESA (1/3) C.N. La Latina (1/1)
Árbitros: David Martínez (Madrid) Andreu Juan (Cataluña)
Espectadores: 150
Alineaciones:
C.N. La Latina: Cáceres, Carbajo, K. Gallego, Salazar, A. Gallego (1) Alberto Pérez, Lozano, García (5) Sánchez (2) Aguado, Andrés Pérez, Moreno (2) De Francisco
C.W. Sevilla-EMASESA : Andrés Rosa, Asencio (2) V. Calderón, Cañizares, Lastres (3) Duque (1) Almazán, J.A. Millán (2) Rabaneda, Tardío, Espinosa.
Desarrollo del Partido:
La crónica de este partido es necesariamente singular. Y es que los aficionados de San Pablo tuvieron el pasado sábado la fortuna de presenciar in situ la aplicación de una de las normas más controvertidas del nuevo Reglamento de Waterpolo, aprobado recientemente por la FINA. En concreto, la regla WP 21.11 y que dice así: “Cometer un acto de brutalidad (incluyendo dar pa­tadas, golpear o intentarlo deliberadamente con maliciosa intención) contra un con­trario u oficial, ya sea durante el juego (incluyendo las paradas de juego o los tiempos muertos) o en el intervalo entre los períodos. El jugador culpable debe ser expulsado por el resto del partido y un lanzamiento de penalti será concedido al equipo contrario. El jugador culpable podrá ser sustituido cuando hayan transcurrido 4 minutos de juego real”. Eso le ocurrió a nuestro Pedro Espinosa.
Poco importa que la acción de marras pudiera tener otras interpretaciones. El colegiado la pitó y basta. Cierto que es una medida extrema que trastoca el desarrollo de un partido pero, de algún modo, es más amable que la existente con anterioridad, es decir, la expulsión de un jugador durante el resto del partido sin sustitución. Lo verdaderamente importante de estas u otras decisiones que nos vienen sucediendo en los encuentros es la oportunidad que ofrecen de convertirlas en experiencia y estas, a su vez, en aprendizaje. Esa es la clave del éxito. Así crecen los equipos y las organizaciones. Toda experiencia negativa o positiva tiene su lado de aprendizaje; por ello, la pregunta que hemos de hacernos es «¿Qué he aprendido o qué puedo aprender de esta experiencia?» La derrota es algo natural en la competición, y así hay que tomarla. El equipo que tenga objetivos y actúe en consecuencia tendrá, lógicamente, derrotas, pero la disciplina y constancia en la consecución de sus objetivos es lo que marcará la ilusión por enfrentarse en el próximo partido con sentido para ganar. Ya había dicho Marco Aurelio en el siglo II aC que «nuestros pensamientos forjan nuestro destino». Con la conclusión de que si se tienen pensamientos positivos, tendremos un destino positivo, pero si se tienen pensamientos negativos, el destino será negativo.
En este sentido, el C.W. Sevilla-EMASESA tuvo la oportunidad de comprobar cómo se ataca y cómo se defiende durante cuatro minutos (con el descanso del tercer cuarto de por medio) en inferioridad. Interesante situación táctica que merecerá un estudio detenido en otro momento.
Y en cuanto al partido, disputado y reñido hasta ese momento, se abrió en el marcador a favor del equipo madrileño, el cual supo aprovechar su oportunidad, lo que dice mucho y bien de él, dejando un hueco de cinco goles en el luminoso. La reacción final de los de San Pablo aupados por la grada con un 3 a 0 de parcial, tirando a ley y tras recuperar a su séptimo hombre, resultó insuficiente. Máxime cuando además se falló un penalti. Los de la Latina que respiran y los de San Pablo que sufren la primera derrota en casa esta temporada.

Más información en www.waterpolosevilla.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *