Un viejo aforismo dice que la imagen que el espejo nos devuelve es el único veredicto de lo que somos. Y lo que nos diga será la medida real de cuanto somos, de nuestros anhelos y carencias.

Si nos miramos al espejo, concluimos que este año ha representado un hito importante. Diez temporadas de mucho trabajo e ilusión en la que se ha concitado la implicación colectiva en un proyecto, ya realidad deportiva consolidada, en la que todos han dado lo mejor de sí mismos y, en la medida de sus posibilidades, han contribuido a hacer crecer a esta organización, llevándola al lugar donde se encuentra.
Y si echar una ojeada al espejo, en el nuestro y no en el de otras organizaciones cercanas o afines, es el acto más sincero de cuantos podemos hacer, hemos de concluir que 2010 ha sido un buen año. Un año determinado por ese pasado de alegrías y sinsabores, fructífero sin duda, que se conecta a un futuro aun más emocionante.

Convencidos de esa conexión entre lo que estamos haciendo ahora y lo que ocurrirá mañana, desde Waterpolo Sevilla EMASESA queremos enviar a jugadores y técnicos –y sus familias- instituciones, patrocinadores, amigos y simpatizantes, nuestros mejores deseos para el año 2011, en la confianza de que su complicidad y entrega nos permitirá reconocernos cada día en el espejo.

Más información en www.waterpolosevilla.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *